28 enero 1889

By on Jul 17, 2015 in Blog |

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

“El frío sigue siendo tan intenso que la gente no sale de las casas y está casi paralizada la vida de la ciudad. Ni tan siquiera las manos me responden para tocar. Vienen ahora los días monótonos y helados en que no nos atrevemos ni a salir a la calle. Acompaña el desencanto y la falta de luz que acaban por producirnos tristeza. Mi vecino Alfred me ha invitado a pasar unos días en un pueblecito cercano llamado Louveciennes, porque dice que es un gran lugar para pintar.”

 

candifrancésFélicien Marboeuf“Este maldito invierno va a acabar con nosotros. Baje un rato esta tarde a la taberna. Nos calentaremos bebiendo unas copas. Por cierto, a pesar de que dice que las manos no le responden, ha llegado a mis oídos que la semana pasada estuvo usted magistral en el Cabaret du Ciel.” 28/1/1889

 

 

 

sisleyAlfred Sisley: “No se desanime, ya verá como nuestra estancia en Louveciennes le agrada. Es un lugar mágico para encontrar inspiración. ¡Seguro que acaba componiendo una de sus estupendas piezas etereofónicas!” 28/1/1889

 

 

 

degasEdgar Degas: “En efecto, señor Keller, Sisley tiene toda la razón. Louveciennes es un pueblo precioso, aunque todavía quedan unos meses para que la luz sea la adecuada para pintar unas bellas puestas de sol. Les acompañaría, pero este fin de semana tengo una cita con una bella bailarina rusa. Ya me entienden ustedes.” 28/1/1889

 

 

 

sisleycuadro